jueves, 10 de agosto de 2017

Labios como paños




Me gusta cuando callas
y también cuando estallas,
cuando plantas tu palma árida
sobre mi frente concupiscente

Me gusta cuando relatas los años
y también cuando olvidas mi nombre,
cuando ayer y mañana
se vuelven palabras líquidas,
mi vientre alumbra
cuajo de mariposas
y tú sorbes desnortado
tu ampolla de eternidad

Me gusta cuando estallas
también cuando callas,
chapotear en los charcos de tu mente
y alborotar tu melena impostora
de perfil y de frente.
Me gusta todo de ti.
Menos el brillo de tu cuerpo de estaño
y tus labios como paños