martes, 25 de abril de 2017

Siri Hustvedt, el broker de Lehman Brothers y Kierkegaard

(Más sobre Siri Hustvedt aquí)

La escritora Siri Hustvedt, en Madrid.
Siri Hustvedt (1955) está escribiendo una nueva novela, en la que “Don Quijote se me aparece mucho”, según ha revelado la autora el lunes 24 de abril en Madrid, durante la presentación de su último libro de ensayo titulado La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres. Durante más de una hora, esta americana de origen noruegoaltísima, amable, con unos ojos azules brillantes y una sonrisa amplia y bonita, ha encandilado al público en la librería La Central de CallaoLa escritora habla con tanta naturalidad de su condición neurológica como cuando detalla sus rutinas de trabajo. “Escribo de 7 a 1 y leo cuatro horas por la tarde; algo de ejercicio, compras, cena… y eso es todo”, ha confesado cuando le han preguntado por su ritual a la hora de escribir.

Siri Hustvedt
(Madrid, 24/04/2017).
Siri Hustvedt se siente a gusto con la etiqueta de feminista, de hecho, La mujer que mira a los hombres… se compone de once ensayos sobre feminismo, arte y ciencia, bajo la perspectiva de que "ciencia y humanidades deberían establecer un diálogo entre ellas porque, sencillamente, se necesitan mutuamente".

Ayer en Madrid Siri habló de política, de su fascinación por el filósofo Kierkegaard, de posverdad, de racismo, de la vergüenza y la rabia que están espoleando el auge de los populismos en Estados Unidos y en Europa. Pero habló, sobre todo, de literatura, de arte, de humanidades, de creación, de la mente y de sus mecanismos; de los estigmas que pesan sobre la enfermedad mental.

La escritora Siri Hustvedt firma libros en La Central.
Los temas de los que Siri habla tienen rostros, nombres y apellidos, aunque ella los oculta por discreción. De las muchas historias que ha compartido con sus lectores en Madrid me quedo con la del broker de Lehman Brothers a quien conoció durante uno de los talleres de escritura creativa que impartía en un hospital psiquiátrico de Nueva York. A ese paciente Siri lo animó a escribir, lo convenció de que tenía talento. Al cabo de un tiempo, ella recibió un paquete con un libro y una nota sucinta: "Gracias por salvarme la vida". El libro era de aquel paciente, del que ella no sabía ni que era broker ni que trabajaba en Lehman. 

video
Después de más de una hora hablando, la escritora ha sacado su mejor sonrisa para firmar ejemplares de su libro, con una paciencia envidiable. Ha estrechado manos y recibido besos, se ha levantado para posar en fotos con todo aquel que se lo ha pedido. Parecía realmente contenta con el recibimiento del público madrileño, a lo que sin duda ha contribuido la interesante entrevista-presentación, conducida por Montserrat Domínguez, y la buena labor de la traductora. ¡Así da gusto empezar la semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario