miércoles, 23 de noviembre de 2016

'Lady Susan' lleva a Jane Austen al cine otra vez

(Más sobre Jane Austen aquí y también aquí)

Jane Austen (1775-1817) llevó una existencia pacífica y hogareña, sin más sobresaltos que la enfermedad y los circunstanciales apuros económicos tras la muerte de su padre. Vivió siempre con su familia, perteneciente a la baja nobleza rural del sur de Inglaterra, a caballo entre el siglo XVIII y los albores del XIX.

Casa de campo en Chawton.
Fue siempre muy querida y admirada por sus padres, sus seis hermanos y sus sobrinos. Su principal apoyo era su hermana Cassandra, una gran confidente que incluso la relevaba en las tareas domésticas para que ella se pudiera dedicar a escribir. No se casó, ni dio motivo de escándalo, conoció en vida el éxito y la fama como novelista, y cuando murió, prematuramente a los 41 años, gozaba ya de reconocimiento como una gran escritora.

Philadelphia Hancock, madre de Eliza, que
 sirvió de inspiración a Jane Austen.
Quizá por eso, las tramas de sus seis libros acabados y publicados, así como algunos de sus personajes (es aplicable tanto a caracteres masculinos como femeninos), están en las antípodas de esa vida tranquila. En las páginas de Orgullo y Prejuicio, Sentido y Sensibilidad, Emma, Persuasión, Mansfield Park y La abadía de Northanger se alternan las intrigas amorosas, los cotilleos, las jóvenes atontadas a la caza de un marido pudiente, las madres metomentodo... Aparece una ristra de pretendientes banales, conversaciones intrascendentes y bodas desafortunadas. Se nos relatan historias familiares y patrimoniales poco edificantes.

Fanny Knight, sobrina de J. Austen.
Pero, sin duda, el libro de Jane Austen con mayor proporción de conductas reprobables y escándalos por página es Lady Susan, una obra de juventud inacabada que ahora acaba de ser llevada al cine con el título de Amor y Amistad. El argumento de la novela es típicamente austeniano y sigue las peripecias de una bella viuda de la alta sociedad inglesa que, como casi todas las viudas sin fortuna propia en esa época, debe casar a su hija para asegurar la estabilidad económica de ambas. Pero Lady Susan no es una mujer convencional: astuta, intrigante y moralmente inaceptable, cautiva a los hombres, los manipula, los pone a sus pies y ella misma cae seducida por uno y se casa con otro por ser un buen partido. Es una mujer fatal.

'Lady Susan' (Jane Austen).
En pantalla, la novela de Austen crece y la dirección, los actores, la ambientación y el montaje hacen de Amor y Amistad una correcta película de época, aunque en mi opinión poco sobresaliente. Kate Beckinsale (Susan) tira del carro siempre y está en casi todas las escenas de filme, llegando a cansar. Chloë Sevigny (Alicia, la amiga estadounidense de Susan) va a la zaga, empequeñecida por Beckinsale. Stephen Fry (Sr. Johnson) apenas aparece unos minutos que saben a poco; el apuesto y moderadamente cultivado Reginald DeCourcy (interpretado por Xavier Samuel) no acaba de convencer como galán.

Tal vez la culpa de que Amor y Amistad no cuaje como gran película sea del propio texto que adapta. No en vano, Lady Susan es un borrador de una novela inacabada de una debutante Jane Austen. Ella no quiso publicar el libro en vida, y solo tras su muerte sus herederos decidieron editarlo. Algo similar sucede con Sanditon (escrita en 1817 y publicada en 1925), novela de la que Jane solo pudo escribir doce capítulos y en la que estuvo trabajando hasta mediados de marzo de 1817, cuando la enfermedad le impidió continuar. De momento, que se sepa, no hay película en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario