martes, 20 de enero de 2015

Ballena varada en la playa y otras verdades reveladas


La curiosidad humana no tiene límites, ya se trate de aventurarse en el futuro o de rastrear en el pasado. De ahí que cada día leamos noticias de descubrimientos, misterios desvelados, curiosidades resueltas y apariciones que hacen la vida más interesante.

'Vista de las dunas de Scheveningen' (detalle),
antes y después de desvelarse la ballena.
Algunos descubrimientos plantean a su vez nuevas incógnitas, como sucede, sin ir más lejos, con esta ballena varada en la playa, que ha aparecido durante la restauración del cuadro titulado Vista de las dunas de Scheveningen (alrededor de 1641), del pintor Hendrick van Anthonissen, un artista holandés del siglo XVII.

'Las dunas de Scheveningen', del pintor holandés
del siglo XVII Hendrick van Anthonissen.
Los conservadores del museo Fitzwilliam (Cambridge) no salían de su asombro cuando, tras retirar capas de barniz y suciedad acumulada durante decenas de años,surgió una magnífica ballena. Las preguntas ahora son muchas: ¿por qué, cuándo, quién, para qué se tapó el animal que originalmente había sido pintado en el óleo? 

Jinete en la nube (detalle del lienzo 'San
Sebastián de Viena', de Andrea Mantegna).
La técnica de esconder, disimular y parapetar objetos en obras de arte, sobre todo pinturas, se remonta al menos al siglo XV, que fue cuando el italiano Andrea Mantegna usó las nubes para esconder un retrato, que poco o nada tenía que ver con la escena principal que el cuadro representaba. El ejemplo es este jinete en las nubes que aparece en San Sebastián de Viena (año 1460), en el que el ojo atento del espectador puede ver un misterioso caballero, que cabalga entre las nubes.

'Aquiles y Ayax jugando a los dados'
(ánfora griega del 540-530 a.C.)
Más curiosidades de la Historia, esta vez en forma de animaciones realizadas con escenas sacadas de auténticos vasos de la antigua Grecia. Es una forma magnífica de saber más sobre los héroes, las ideas, los mitos y el arte que han hecho célebre a la civilización griega. Gracias a la tecnología y a esta web, es posible ver a Aquiles cobrar vida y jugar una partida de dados con Ayax, tal y como los pintó el artesano en esta ánfora, hecha en Atenas entre los años 540-530 a.C. La famosa pieza, firmada por Exekia, se exhibe en los Museos Vaticanos (Roma). Los dos héroes juegan en un receso de la guerra de Troya, pero ambos están preparados para entrar en combate en cualquier momento, armados con su escudo, casco y espada.

Tumba macedonia de Amphipolis (entrada
custodiada por dos grandes esfinges).
También en Grecia se acaban de dar más pistas sobre la tumba de Amphipolis, una de las más importantes de todos los tiempos descubiertas en ese país. Los restos óseos hallados en la tumba pertenecen a cinco personas: una mujer anciana, dos hombres de mediana edad, un bebé y un adulto que fue incinerado. Aunque no hay confirmación de identidad alguna, sigue en pie la teoría (más bien el deseo) de que la mujer pueda ser Olimpia (375-315 a.C.), la madre de Alejandro Magno (356-323 a.C.), pues el esqueleto femenino corresponde a una señora de unos sesenta años. Si el monumento funerario se construyó para ella, o si fue enterrada ahí, quizá no se sepa nunca. O tal vez sí. La Historia (como Aquiles y Ayax) también parece jugar a los dados con el tiempo y sus verdades, reveladas o no.

sábado, 10 de enero de 2015

Mujeres y libros, un tándem imbatible

(Más sobre Jane Austen, la autora Carmen Laforet y la inmortal París)

Desde que comencé este blog, hace ya cuatro años y medio, las entradas más vistas tratan de mujeres, libros, viajes e historia. Por ese orden. Lo sé gracias a las herramientas de búsqueda y rastreo que nos facilita blogspot a los autores, supongo que con la intención de mostrarnos el camino hacia la popularidad. Vamos, que si queremos ganar visitas, escribamos de esto o de aquello, que es lo que tiene éxito de público.

Susan Sarandon, la inmortal Louise de la película
'Thelma y Louise' (Ridley Scott).
En mi caso, que por principio fundacional me he prohibido cualquier asomo de banner publicitario en este blog, resulta que lo que más gusta a los lectores es lo que más me gusta escribir. Y eso me produce un enorme alivio. La entrada más vista en toda la historia del blog cumulosylimbos se titula Antonio López y Susan Sarandon: los surcos de la vida, y debo confesar que por cada dos lectores que llegan hasta ella en busca de la actriz, hay sólo uno que se interesa por el pintor. Publiqué este texto el jueves 8 de septiembre de 2011, así que ya ha llovido, pero ahí sigue, imbatible y con casi 4.000 visitas más que el siguiente más popular.

'Retrato de Jane Austen' por su hermana
Cassandra (National Portrait Gallery).
La segunda entrada de este blog en número de visitas es Colin Firth, el mejor Mr. Darcy de ‘Orgullo y Prejuicio’ que publiqué allá por febrero de 2013. Un homenaje a una de mis autoras fetiche (Jane Austen), a una de esas novelas inmortales que envejecen como los buenos vinos y ganan en cada lectura (Orgullo y prejuicio) y a uno de los actores más entrañables y uno de los hombres más atractivos que (no) conozco: Colin Firth. Aplaudo el gusto de mis lectores.

La medalla de bronce, es decir, el tercer artículo más visto desde que abrí el blog, sigue siendo toda una sorpresa: 'La insolación', de Carmen Laforet: trilogía interrumpida. Publiqué este texto el 4 de marzo de 2012, en recuerdo a una de las autoras españolas peor conocidas y por tanto mal valoradas: Carmen Laforet. Y quise hacerlo, no con una loa a su libro tótem (Nada), sino con un lamento por la interrupción/desaparición de la que habría sido su obra cumbre: la trilogía inacabada que inauguró la novela La insolación y continuó Al volver la esquina, pero que quedó segada y se supone destruida por la propia autora.

En el cuarto lugar de mis entradas top figura Un elefante entre las gárgolas de Nôtre-Dame de Parísdel 8 de septiembre de 2013, mientras el quinto puesto lo ocupa Historia de un objeto, dedicada al British Museum, a la BBC y a su repaso a la Historia de la Humanidad a través de los objetos.

Las estadísticas de blogspot muestran asimismo la curiosa procedencia de mis lectores y visitantes (no soy tan ilusa como para creer que quien cae en mi contador siempre lee antes de salir), porque tras España (cuadruplica a Estados Unidos en número de visitas), en tercer lugar aparece México. El cuarto mercado potencial de mis artículos es Argentina y el quinto, Colombia, según el cómputo total.

'La casa de las palmeras'
(relatos, por Pepa Montero).
Ahora bien, el año 2014 ha sido un revulsivo. Por una parte, las entradas más vistas fueron La casa de las palmeras (autobombo de mi primer libro de relatos), Tránsito de un hombre bueno (de hondo componente afectivo) y Augusto, el imperio romano y Mary Beard tienen twitter, También La chica de las metáforas gozó del favor mayoritario de los lectores. Pero es que, además, en 2014 el tercer país donde más lectores (visitantes) tuve fue... Alemania. Supongo que serán españoles emigrados por mor de la desastrosa crisis laboral que sufrimos en suelo patrio, o quizá estudiantes de español (que los hay, y en gran número) en Alemania. En cualquier caso, bienvenidas sean la diversificación geográfica y la multiculturalidad. Mi blog y yo estamos encantados.



lunes, 5 de enero de 2015

2015, un año para desvelar el misterio de Amphipolis

(Más sobre Alejandro Magno y sobre Grecia)
 
Cariátide este de la tumba
de Amphipolis
.
El misterio, la especulación y la leyenda rodean el hallazgo de la tumba macedonia de Amphipolis, la mayor descubierta nunca en Grecia. Los arqueólogos aún no han podido concluir quién ocupó este fastuoso sepulcro, que data de la época de Alejandro Magno, alrededor del siglo IV a.C. pero dan por cierto que fue alguien de alto linaje y posiblemente ligado al caudillo macedonio. Aunque no se atreven a lanzar las campanas al vuelo, los expertos creen que a lo largo de este año podrá establecerse con bastante certeza a quién pertenece la tumba. El esqueleto del difunto ya se ha desenterrado: unos huesos hallados en la tercera cámara del túmulo, en lo que un día debió ser un ataúd de madera, colocado a su vez en una cámara mortuoria interior, de 2,35 metros de largo y 0,54 de ancho.


Descubrimiento de la entrada a la tumba de
Amphipolis, custodiada por dos esfinges.
Existen al menos catorce teorías sobre quién fue enterrado allí. Unos afirman que se trata de Roxana (341-309 a.C.), la esposa persa de Alejandro, asesinada en Amphipolis junto a su hijo y heredero Alejandro IV. Pero los expertos dudan de esta versión, ya que era infrecuente que la tumba de una mujer tuviese a la entrada leones o esfinges. Otros aventuran que el sepulcro pertenece a Olimpia (375-315 a.C.), la madre de Alejandro, y hay quien piensa que el imponente túmulo se construyó para guardar los despojos de Nearco, jefe de flota y uno de los generales del rey macedonio.

Cabeza de la esfinge derecha que
guarda la tumba de Amphipolis.
Las probabilidades de que la tumba de Amphipolis pertenezca a Alejandro Magno (356-323 a.C.) son prácticamente nulas, ya que tras su muerte en Babilonia, poco antes de llegar a cumplir los 33 años, el gran rey macedonio fue trasladado para ser inhumado en Alejandría (Egipto), aunque es verdad que hasta la fecha allí tampoco se han encontrado los restos que lo confirmen de una forma rotunda. Con todo, y casi descartada su ligazón con Alejandro, el sepulcro que ahora se investiga en Amphipolis es espectacular y se compone de al menos cuatro salas.

Cuerpo de la esfinge derecha que vigila
la entrada a la tumba de Amphipolis. 

La entrada está flanqueada por dos soberbias esfinges de mármol, con las cabezas y alas destruidas, de dos metros de altura y tonelada y medio de peso cada una. También se han descubierto un bello suelo de mosaico, dos capiteles de columnas esculpidos y que presentan restos de policromía; así como dos majestuosas cariátides de más de dos metros de altura, guardianas hieráticas de una de las salas.


Reconstrucción de las esfinges en la
entrada a la tumba de Amphipolis.
Si bien las excavaciones en Amphipolis comenzaron en 2010, son muchos los interrogantes que todavía plantea. Con la identidad de su morador pueden surgir nuevas incógnitas, cerrarse misterios antiguos o alimentar aún más el debate. Lo cierto es que la polémica está servida, pues el Estado griego ya se ha gastado 440.000 euros en las excavaciones, más 150.000 euros que ha aportado un banco heleno y otros 60.000 euros invertidos desde empresas públicas griegas.

Muchas críticas por el elevado coste de los trabajos arqueológicos, habida cuenta de la profunda crisis económica que sufre el país. Pero el de Amphipolis es un filón artístico, cultural y turístico que el Gobierno heleno no puede desaprovechar, ni quiere compartir con la iniciativa privada. Ya se sabe lo que hicieron Lord Elgin e Inglaterra con los mármoles del Partenón.