lunes, 28 de enero de 2013

Ethan Hawke y Julie Delpy juntos 'Antes de medianoche'

Grecia y París. Nueve años después de Antes del atardecer, vuelven a caminar juntos Ethan Hawke y Julie Delpy. Dan largos paseos mientras hablan de lo divino y lo humano, de las relaciones y del amor, del futuro, del compromiso vital y artístico, de lo difícil que es mantenerse fiel a uno mismo sin herir a los demás, de lo preciosa que es la vida y de lo mucho que los humanos nos empeñamos en jodérnosla.

Ethan Hawke y Julie Delpy caminan y conversan
por Messina (Grecia), en 'Before midnight'
O lo que es lo mismo: llega la película Antes de medianoche, la tercera entrega de la historia de amor y desencuentro de Jesse y Celine, ese romance interruptus que cautivó con su factura indie a espectadores de medio mundo hace ya 18 años, cuando el director Richard Linklater juntó en Antes del amanecer a unos jovencísimos Hawke y Delpy, que se encuentran en un tren, se gustan, se bajan juntos en Viena y se enamoran mientras vagan de madrugada por las calles a la espera del amanecer que los separará.

Del mismo modo que sorprendió el éxito de la primera película de la saga (Antes del amanecer), cuando en 2004 se rodó la segunda entrega (Antes del atardecer), el éxito ya se presuponía. Y así fue. El encuentro fortuito en París entre Jesse y Celine, tras nueve años sin saber del otro, está lleno de emoción, tensión y maravilla, pero tras cada frase y cada recoveco de sus largos paseos por París hablando, siempre hablando, el espectador presiente muchos sinsabores. Y cuando va descubriendo el matrimonio frustrado de él o las relaciones que no cuajan de ella, es fácil adivinar el porqué.

Celine y Jesse, pareja protagonista de la película
'Before midnight', de Richard Linklater.
Antes de medianoche se presentó la semana pasada en el Festival de Sundance y las críticas son inmejorables, aunque aún tardará en llegar a los cines. Pero ya se sabe que la historia de amor que comenzó hace 18 años en un tren continúa con Celine y Jesse viviendo juntos en París, aunque la tercera entrega de la historia empieza con ellos caminando por las calles de Messina, en Grecia, bañados por la luz y el color del Mediterráneo. Están juntos, pero ¿son felices al fin, o tras nueve años en común son como las demás parejas? ¿Ha resistido su amor a la rutina y los roces de la domesticidad familiar? 
Hawke y Delpy en una escena de 'Before
midnight', presentada en el Festival de Sundance.
Habrá que esperar al estreno de la película, pero yo estoy como niña con zapatos nuevos, porque adoro Grecia y amo París, casi tanto como me gustan Ethan Hawke y Julie Delpy, y porque me fascinan las películas donde los personajes sufren incontinencia verbal. La culpa la tiene Eric Rohmer ("que estás en los cielos", como decía Pilar Miró) que me ganó para su causa desde que vi El rayo verde, en los cines Alphaville, allá por 1986.

Rohmer ya no podrá filmar más proverbios ni cuentos de estaciones, pero confío en que el trío Linklater-Hawke-Delpy tenga cuerda para rato. Y ojalá que dentro de otros nueve años llegue a los cines la cuarta serie de la historia de amor (o no) de Jesse y Celine.

viernes, 25 de enero de 2013

Milagro en la capilla Scrovegni, de Giotto, en Padua


'Noli me tangere' (fresco de Giotto
en la capilla de los Scrovegni).
A tan sólo 40 kilómetros de
Venecia y de sus pintorescos canales se encuentra la ciudad de Padua, y en ella, la capilla de los Scrovegni. Yo la descubrí por casualidad, en una parada técnica en el recorrido por el norte de Italia que mi compañero y yo hicimos en 2002. Primero habíamos pasado una semana en la isla de Sicilia y, al regresar a Roma, decidimos alquilar un coche para viajar hasta Bomarzo, Pisa, Parma y Mantua, con la meta en Venecia.
 

Interior de la capilla Scrovegni
(Padua) pintada por Giotto.
Fue así como, al parar en Padua para estirar las piernas, dimos con la Arena donde se levanta la capilla de los Scrovegni. Era temprano, un día laborable, y por eso pudimos visitar este monumento, que requiere reserva previa, pues sólo se permiten grupos de veinticinco personas. Así de frágiles son los frescos de
Giotto di Bondone (1267-1337), una auténtica obra maestra del siglo XIV y quizá el trabajo cumbre de este artista del Renacimiento italiano.




'La adoración de los Magos' (Giotto, capilla
de los Scrovegni, Padua).
Antes de pasar a ver la capilla, en una sala anexa se proyecta un vídeo sobre el tesoro que guarda este edificio. Su apariencia es modesta por fuera, pero los frescos del interior deslumbran hoy lo mismo que setecientos años atrás. Giotto llegó a Padua en torno a 1303, y en marzo de 1305 ya había acabado las pinturas, que cubren todas las paredes de la capilla, con tres temas: escenas de las vidas de Joaquín y Ana; de María; y de Jesús. La grandeza de Giotto se nota también en los cuidados detalles, como los camellos de ojos azules que contemplan a los Reyes y al recién nacido.


'La traición de Judas' (Giotto, capilla
de los Scrovegni, en Padua).
Hay, además, detalles que pueden parecer ingenuos, pero que están llenos de significado. Así, este Ángel caído, el negro e iracundo Satanás al que Giotto pinta con las garras en la espalda de Judas el traidor, caracterizado por la perilla puntiaguda y la nariz aguileña.

Y hay, sobre todo, frescos llenos de emotividad, hermosos, como el  Noli me tangere (arriba, primera imagen), donde María Magdalena (vi sus reliquias en Vézelay, en la Borgoña francesa, donde se veneran como auténticas) extiende sus manos hacia  Jesús resucitado, que ya camina hacia el más allá. Esta es la tercera vez que la Magdalena aparece muy próxima a Jesús en los frescos, pues Giotto la pinta asimismo bajo la Cruz y en el duelo.

 
'Jesús y Juan en la última Cena' (Giotto, capilla
de los Scrovegni, Padua).

La ternura impregna, en fin, el tratamiento pictórico de Juan, "el discípulo al que Jesús amaba", y que en La última cena reposa la cabeza sobre el pecho de Jesús, en un gesto que sabe a despedida. Un fugaz instante de paz antes de la traición, el prendimiento y la muerte de Jesús en la cruz.






sábado, 19 de enero de 2013

Cleopatra's Needle: past and present of London

(Spanish version here) *To my English readers: I apologize for every mistake. Please be aware I am a Spanish writer who translates what you have asked for

Sometimes they came as a result of a looting and other times they arrived by donation to the British, German, French, Spanish or Italian rulers of their times. That is the reason why nowadays we can find an Egyptian obelisk, a pyramid or even a sphinx standing by a column in almost every European capital of the old colonial empires.

Cleopatra's Needle is almost 3.500
years old (Thames, London).
Paris, Rome and Madrid have many interesting Roman, Greek and Egyptian treasures in their streets, gardens and, of course, inside their museums of art. As for London, it is famous for its Egyptian antiquities, one of which is placed along the Thames Embankment: Cleopatra's Needle (although it has very little to do with the Queen Cleopatra at all). This obelisk was built in Egypt for the Pharaoh Thotmes III in 1460 BC, so it is already almost 3.500 years old. Being named after Cleopatra, the magnificent stone was brought to London from Alexandria, the royal city of the mythical Queen.
The obelisk was offered as a present to the UK government in 1819 by the contemporary ruler of Egypt and Sudan, Muhammad Ali. Although the British government did accept the gift, it denied paying for the transportation bill, so the obelisk did remain in Alexandria until 1877, when Sir William James Erasmus Wilson (1809-1884) offered himself for sponsoring the journey of the monumental stone to London. He paid 10.000 pounds for it.

Inscriptions of the Cleopatra's
Needle (London).
Finally, Cleopatra’s Needle arrived to London in 1878 after a stormy journey by sea (in October 14th 1877, the ship that carried the obelisk was in severe danger of sinking in the waters off the west coast of France and the Bay of Biscay). The Needle was inched into position on the Thames Embankment in September 1878, to the delight of the London inhabitants. As usual, they buried a time capsule in front of the pedestal containing these items: twelve pictures of the prettiest women of the time; a few toys; some cigars; some pieces of cable that were used to build the obelisk; coins; a portrait of Queen Victoria; copies of the Bible in various languages; a street plan of London and ten papers of that date.


One of the two bronze sphinxes that lie next
to the Cleopatra's Needle.
Two large bronze sphinxes lie on either side of the Needle. These are Victorian versions (19th century) of the traditional Egyptian originals. There are also four plaques around the base of the obelisk giving a brief history of the Needle and its journey to London. Behind the sphinx, the modern London Eye (another symbol of this milenarian city settled by the Romans) catch today the tourists gazes when crossing to the South of London. But, after all those years, the beauty of the large Egyptian obelisk still remains. As purer as always.

sábado, 12 de enero de 2013

Tracy Chevalier anuncia su libro ‘The Last Runaway’

(Más sobre Tracy Chevalier aquí y un poco más aquí)


La escritora estadounidenseTracy Chevalier,
afincada en Londres (Chelsea, 2012).
Acabo de recibir un email con novedades de Tracy Chevalier. No es que mantenga una relación de amistad con la novelista, por mucho que su Remarkable creatures fuera el primer libro que compré durante mi estancia en Londres, en el verano de 2010. Tuve además la suerte de ver y hablar con ella en una conferencia que dio en el Museo de Londres, donde me declaré como su fan desde hacía años (antes incluso de leer La joven de la perla, su gran éxito internacional) y seguidora de su web, que es por lo que ahora, en este Madrid invernal, me llegan sus email y feedbacks.


Además de felicitarme el Año Nuevo (a mí y supongo que a otros miles de seguidores más) desde “una empapada Inglaterra”, la escritora anuncia la publicación de su última novela, The Last Runawayque ya puede comprarse en Estados Unidos, aunque en el Reino Unido tendrán que esperar hasta el 14 de marzo para leerla, y en el resto de los países (salvo en Italia, donde se adelanta) no llegará hasta fin de año.


Honor Bright, tal como la imagina
su creadora, Tracy Chevalier.
The Last Runaway es la historia de una inglesa cuáquera que emigra a Ohio en 1850 y descubre allí un país salvaje y conflictivo, de clima extremo y animales extraños. Su vida dará un vuelco el día en que un esclavo fugitivo aparece en su corral en busca de ayuda. Como aperitivo mientras llega la edición en castellano, no suena nada mal este argumento, muy en la línea de sus historias íntimas, de intensas relaciones humanas, siempre en un contexto histórico peculiar.

Tras los meses de parón para la corrección y edición del libro, Tracy Chevalier y su hermana (quien le mantiene la web, según confesión propia) han renovado la página oficial, que os invito a visitar. Allí encontraréis otras buenas noticias de la autora: el libro La joven de la perla ha sido elegido en Estados Unidos y Reino Unido para participar en la Noche Mundial del Libro 2013, por lo que el 23 de abril (cumpleaños de Shakespeare) se repartirán miles de copias gratuitas.

Cuenta Tracy que, mientras trabajaba en su última novela, descubrió Pinterestun sitio donde el usuario puede crear tablones virtuales de anuncios, lleno de ilustraciones. Ella comenzó a recopilar imágenes de edredones, capuchas, graneros, etc, como documentación sobre los cuáqueros y los pioneros del ferrocarril. Si alguien gusta...

lunes, 7 de enero de 2013

La vida es bella y muy larga… en Icaria

(Más sobre Grecia aquí)


Icaria, la isla griega donde cayó Ícaro, que volaba
muy cerca del Sol, según la mitología griega.
Los habitantes de la pequeña isla griega de Icaria viven de media diez años más que el resto de los europeos. Algunos lugareños dicen que el secreto es el aire fresco y el estilo de vida reposado, amigable y de puertas abiertas. Otros dicen que la longevidad la proporciona una dieta a base de verduras y leche de cabra. Los
hay quienes sostienen que si viven más años es porque la isla se asienta en un terreno montañoso, de calles empinadas que se recorren a pie, lo que ya de por sí ayuda a conseguir una mens sana in corpore sano. Y hay, en fin, quienes apuntan a la energía reparadora de la radiación natural que emiten las rocas de granito de la isla.

Stamatis Moraitis, en una foto de los primeros
años 20. El día 31 cumplió 98 años.
Stamatis Moraitis, uno de esos habitantes longevos de Icaria, piensa que el secreto de la larga vida reside en el vino, que él mismo produce a partir de las uvas que crecen y maduran en las vides que él cultiva con sus propias manos. Stamatis cum
plió 98 años el pasado día 31 de diciembre, y lo celebró bebiendo su vino con los amigos, en su casa de Icaria, una finca encalada con ribetes azules, rodeada de olivos, árboles frutales y viñas. Este griego casi centenario reveló al periodista que lo entrevistó jugosos detalles de su dilatada existencia, entre ellos, uno que se me antoja proverbial.
“¿Se bebe usted solo los 700 litros de vino que produce al año?” Entre incrédulo y escandalizado por tan extraña cuestión, Stamatis le replicó: “No. Lo bebo con mis amigos”.

'Ícaro y Dédalo', según los
pintó Orazio Riminaldi en 1625.
Claro, que el secreto de la larga vida en Icaria puede deberse asimismo a que la isla está bendecida por los dioses, ya que, según la mitología griega, aquí fue donde murió Ícaro, el
hijo de Dédalo, tras derretirse las alas de cera con las que padre e hijo escaparon de Creta, donde el rey Minos los mantenía prisioneros.

Como quiera que sea, en este año 2013 que comienza, no estaría de más que nos tomáramos unos minutos para nosotros mismos, ya sea para beber un vaso de vino con los amigos o contemplar un atardecer en soledad. Quizá no podamos vivir tanto como los habitantes de Icaria, pero sí que podemos intentar vivir mejor. Y los amigos siguen siendo gratis… al menos, por ahora.